El bosque de Gulubú

El bosque de Gulubú
Sarah Preston

"¿Ustedes vieron esos libros-sorpresa que cuando uno los abre aparecen figuritas de pie?

Bueno, igualito es el bosque de Gulubú. Como las marionetas dormidas. Uno le tira de los hilos y ellas se ponen de pie, bailan y se mueven.

El bosque de Gulubú está planchado en el suelo, y cuando su dueño tira de los alambres, los árboles y los yuyos y las casitas y los bichos aparecen todos como diciendo:

Aquí estamos. Estábamos jugando a la escondida. "(...)


"Por eso, si ustedes alguna vez encuentran detrás de un árbol, o detrás de cualquier cosa, a un inspector enanote y sabihondo que les dice que no es posible que existan un enanito y 7 Blancanieves, o que no es posible que exista cualquier cosa linda, ustedes pueden contestarle:

–Sí señor, existe, en el bosque de Gulubú."


Dailan Kifki

Maria Elena Walsh






jueves, 12 de julio de 2018

Estos días azules y este sol de la infancia




Corinne Hartley

Para muchos de nosotros si pensamos en momentos agradables de nuestra infancia aparecen los días de verano. Esos días largos, de sol, agua y juegos interminables. Parecen hechos de otro material más flexible, más luminoso, novedoso y emocionante que los demás días. El tiempo de verano se parece más al de un reloj de arena o de sol que al de un despertador.

En Gulubú son días diferentes también, vacaciones, despedidas, momentos compartidos con hermanos sin escuela y horarios más relajados.
Pero no vamos a relajarnos tanto como para no contarles todo lo que ha pasado en el bosque de Gulubú, así que allá vamos!

Encuentro de primavera

Para nuestro encuentro de primavera visitamos el ecocentre de Les Obagues. Pudimos ver gallinas, cabras, vacas, ovejas, conejos, pollitos...Comimos juntos y todos jugamos





 

Nísperos

Hay propuestas que surgen espontáneamente, ésta llegó cuando un papá tocó timbre a la mañana y traía una bolsa llena de...Nísperos!  Algunos venían todavía en sus ramas y con hojas, así que nos estuvimos haciendo preguntas: si las frutas nacen en los árboles, si son las flores que se transforman, si las hojas se comen...Pero no sólo hablamos sobre los nísperos, con dedos hábiles los fueron pelando y comiendo. Y las semillas? no, no se comen. Nacen árboles de las semillas? lo comprobamos? "Sí! jo vull creixer un nesprer"


Pintar: tres propuestas diferentes

Cuadros con cinta de pintor

En esta propuesta el lienzo era una cartulina con tiras de cinta de pintor. No se entendería la propuesta hasta que una vez seca la obra, despegamos la cinta.


Acuarelas

Pintar con acuarelas requiere un poco más de cuidado que la pintura de dedos a la que estamos acostumbrados. Los pinceles son más delicados y hay que mojarlo en agua antes de pasarlo por la pintura y también para cambiar de color. Así que requiere de más tranquilidad y concentración



Pintamos con todo el cuerpo

Y una propuesta más alocada y especial para el verano....



Y al agua!!

La mejor manera de limpiar tanta pintura, de refrescarse, practicar trasvases, y pasar un buen rato: la piscinita!!




Más cositas

Fuimos a ver los gegants al ayuntamiento y "L'ou com balla"




Un tobogán? una montaña? Una propuesta psicomotriz



Picnic

Un juego recurrente y espontáneo en estos días es montar picnics. Se ponen de acuerdo, guardan cosas en los cestos, extienden un mantel y disponen todas las comiditas, también hay invitados. Pasan mucho tiempo montando estas merendolas


Experimentamos con pan rallado, arroz y macarrones





Tubos de cartón, pompones y otros materiales reciclados


Parqueando


Este soy yo

Nos dibujamos, identificamos nuestra silueta, y la pintamos



Un día especial












Llevar el sol en los ojos
LLevarlo en un vaso de agua
En un espejito
en una campana de lata
Llevarlo en una canica
En una bola de cristal
En el bolsillo 
En el bolsillo no se puede
Entonces en una cuchara
En una gota
En nada

Jorge Luján
 




*el título es un verso de Antonio Machado
http://www.obagues.cat/
https://www.festesreus.cat/ca/corpus/ouballa.html

lunes, 16 de abril de 2018

De Carnaval a Sant Jordi

Elisabeth Davy Bouttier
Y llegó la primavera , casi sin darnos cuenta, los tilos de la esquina ya tienen sus hojitas verdes, los vencejos surcan nuestros cielos, los días son más largos y el sol calienta más (aunque estos días se haga el remolón detrás de las nubes...) y los niños parecen también sentir y vivir esa explosión de vida, suelen estar más activos, aprenden más cosas nuevas y tienen más energía.



Se hace difícil resumir toda la actividad que hubo en el Bosque de Gulubú desde Carnaval hasta ahora, pero lo vamos a intentar, por partes:



Papás bienvenidos


Soosh


Con motivo del día del padre invitamos a todos los papás de Gulubú a compartir un rato con los gulubitos. Los gulubitos estuvieron un poco desconcertados al principio, pero felices y orgullosos de sus papás. Joan nos contó cosas de los animales de granja que pronto podremos ver en nuestro encuentro de primavera (tardía); Cristian nos explicó un cuento de abejas: La reina Selmira, con acompañamiento musical de una kalimba y cuenco tibetano; Jordi vino después de la siesta y nos contó el cuento de "La casa dels petons" (con varios "bises" a petición del público).
Gracias papás por vuestra implicación, espero que os haya gustado participar por un rato de nuestro día a día en el bosque de Gulubú.




Pintamos huevos de Pascua
Mandy Pritty

Y más allá de las tradiciones y costumbres, utilizamos esta actividad para disfrutar y pintar de una manera diferente. Cada uno descubre su técnica para inmovilizar el huevo, o meterlo dentro del plato de pintura y hacerlo girar o agarrarlo con toda la mano o clavarle un palillo para poder pintarles todos los detalles.










Barro, palos, piedras, plumas

Tierra tan sólo tierra
Carola Vergara
Para las heridas recientes
Tierra tan sólo tierra
Para el húmedo pensamiento
Tierra, tan sólo tierra
Para el que huye de la tierra

Tierra tan sólo tierra
Tierra desnuda y alegre
Tierra, tan sólo tierra


Marta Gómez


Demasiadas veces nuestros niños están alejados de la tierra, y cada vez tienen menos oportunidades de estar en contacto con elementos naturales.  Pueden encontrar varios estudios científicos que demuestran lo bueno que es que los niños jueguen con tierra, y que se ensucien, pero sólo hace falta ver lo que disfrutan y como se las rebuscan para encontrar la tierra entre tanto asfalto...

Rejuega

Buscan la tierra en todas partes, y si pueden la sacan de las macetas....

 

Pero incluso dentro de un piso en la ciudad les podemos dar esa oportunidad de jugar con algo tan esencial, barro, que les conecta con la tierra y les permite desarrollar un juego abierto y no estructurado.
Para darle más juego al juego añadimos palos, plumas y piedras...y mucho amor.
 
Debes amar la arcilla que va en tus manos
Debes amar su arena hasta la locura
Y si no, no la emprendas que será en vano
Sólo el amor alumbra lo que perdura
Sólo el amor convierte en milagro el barro
Sólo el amor alumbra lo que perdura
Sólo el amor convierte en milagro el barro.
Debes amar el tiempo de los intentos

José Martí


 http://www.tierraenlasmanos.com/ideas-jugar-tierra-barro/

 Pintamos

Una propone, pero ellas disponen. Así la propuesta inicial era estampar con botellas plásticas y tubos de cartón...pero terminaron untándose las manos




 Movimiento, siempre en movimiento

La necesidad de movimiento es constante en los pequeños, siempre que se puede salimos al exterior, pero si el clima no acompaña una propuesta diferente en casa puede tener mucho éxito Ellos deciden qué pueden hacer y cómo, qué riesgos controlan, qué les da miedo, hasta donde subir,...y sí, se puede subir por el tobogán, poner piedras en los juegos del parque (eso no es ensuciar), poner una hoja en el lago para ver si flota, empujar el columpio vacio o girarlo sobre sí mismo... Y en casa, inventamos un tobogán con un banco y un colchón, un circuito de equilibrios, nos escondemos en la casita de tela y un montón de juegos espontáneos









Próximamente...

De la primavera nos queda mucho por disfrutar, entre otras cosas Sant Jordi y nuestro encuentro...quedará para la próxima entrada!








domingo, 18 de marzo de 2018

Jugar a la casita es reinventar la vida

Molly Walsh


Hoy traigo al blog un artículo de Camilla Hoshino que nos habla de la importancia del juego y en especial de un tipo de juego, al que seguro hemos jugado, y hemos visto jugar...A casitas. Pero,¿qué hay detrás de ese juego tan universal?, ¿qué representa y porqué todos los niños del mundo juegan a limpiar, cuidar, cocinar, representar la vida familiar?






Limpiar, arreglar, cocinar: jugar a la casita es reinventar la vida
por Camilla Hoshino


Las sábanas se transformaron en paredes, hojas de plátano protegen de la lluvia y cualquier puñado de tierra puede transformarse en alimento. Todo es posible cuando se trata de la imaginación de los niños. En ese paisaje encantador de la infancia, el olor de la comida recién cocida puede sentirse por todo el ambiente. Todos se mueven y experimentan papeles, pues los sentidos dados a las acciones son inagotables. De los ladrillos que construyen la fantasía, en los mínimos detalles, surgen casas enteras, listas para recibir cualquier visita. Entre sin pedir permiso y siéntase a gusto. Jugar a la casita es una invitación universal.





Jugar es mucho más que una forma de pasar el tiempo, un verbo que forma parte de la gramática cultural de la infancia. Se revela como un medio de expresión, un puente para el diálogo con otras personas, una posibilidad de conocerse, desarrollarse y dar alas a la imaginación. Al final, "jugar es un lenguaje humano", como resume la asesora pedagógica del área de educación y Cultura de la Infancia del Alana, Raquel Franzim.

Del vocabulario que nace en los más diversos tipos de interacciones del juego, un sustantivo se destaca: la casa. O mejor, casita, un juego bastante popular y tradicional, de norte a sur del país, entre habitantes del campo y de la ciudad, de varios orígenes culturales. Como explica Franzim, el simbolismo de la casa está atado a las tareas de edificar, de construir, de abrigarse y habitar.

    "La construcción de la casa es también un espacio de esparcimiento. Las casas son lugares de acogida de sí mismos y del otro, territorios de vínculos y cuidado. Es un lugar de intimidad."



¿El juego tiene género?

Las etiquetas de "juguetes para niñas" y "juguetes para niños" forman parte de las construcciones de estereotipos de género y han sido cada vez más debatidos y cuestionados. A pesar de que estos papeles son reforzados por la industria de juguetes, de acuerdo con Raquel Fanzim, los juegos de los niños son posibilidades de reinvención de sentido. "No podemos ver el juego de los niños como una reproducción literal de la vida en sociedad", afirma.




Para ella, al escoger los propios juegos, el niño tiene la oportunidad de experimentar diversas formas de estar en el mundo, vivir papeles, sentimientos, gestos y movimientos. "Al escoger el juego que tiene más sentido para ella, el niño se adentra en el campo del imaginario. Por eso, los límites y contornos sociales se mezclan, se diluyen, se ensanchan o incluso son cuestionados.

Al adentrarse en el universo de los juegos de niños y niñas en una escuela municipal de educación infantil, la pedagoga y doctora por la Facultad de Educación de la USP - Universidad de São Paulo, Daniela Finco, observó cómo los niños eligen espontáneamente todo tipo de juguete sin constreñimiento. "Los niños participaban en juegos como cuidar de la casa, cocinar, pasar ropa, cuidar de los hijos, que son vistas como funciones de las mujeres; "los niños intercambiaban y experimentaron los papeles considerados masculinos o femeninos durante los momentos de juego", describe la investigadora en el artículo "Relaciones de género en los juegos de niñas y niños en la educación infantil".

El estudio llevó a Finco a la hipótesis de que niños no poseen inicialmente prácticas sexistas o las reproducen totalmente de la forma en que son construidas por la cultura en el mundo adulto, pero van asimilando posición y jerarquía entre los sexos a lo largo de la permanencia en la escuela. Las instituciones, a partir de las concepciones naturalizadas y enseñadas por los adultos, es que "agrupan" a los niños. En este sentido, para la pedagoga, el profesional de educación infantil tiene un papel fundamental para garantizar que las relaciones puedan ocurrir de forma libre, sin cargos relacionados con un papel predeterminado que las niñas o los niños deben cumplir.

Relaciones horizontales


El investigador, artista plástico y educador Gandhy Piorski, en el libro "Juguetes del suelo: la naturaleza, el imaginario y el juego", describe la casita como un juego que presenta a los niños cuestiones de semejanzas y diferencias, proporcionando el cuestionamiento de jerarquías. "Incluso en un juego de casita en que padre y madre tienen puestos definidos, ocurre una continua ruptura de los papeles", afirma. Esto porque, de acuerdo con él, el juego suele establecerse entre pares-hermanos, amigos o vecinos de edades semejantes - lo que posibilita el establecimiento de relaciones más colectivas, participativas y horizontales.




"Así, no hay dominados ni dominadores en el juego. Cuando nacen, tales instituciones necesitan llegar a un pacto con todos los que juegan. En caso contrario, se los destituye de su papel de padre o madre . Prevalece la autonomía de cada uno en las diferencias. "Un campo abierto de la diversidad", relata Piorski. El papel del adulto, por lo tanto, sea en la escuela o en casa, en la opinión de  Raquel Franzim, es sólo garantizar el espacio para que la imaginación del niño pueda manifestarse, para que la creación sea nutrida. "El adulto puede ampliar el abanico de elección de materiales, por ejemplo, dejando que objetos de lo cotidiano, como ollas, platos, incluso alimentos de verdad, formen parte del juego", sugiere.

"El ser humano es humano en la medida en que crea desde dentro hacia afuera: crea pensamientos, sentimientos, acciones. Y el comienzo de estas creaciones es el juego. Impedir o reducir el juego libre y espontáneo significa reducir el potencial de cada ser de ser cada vez más humano. Además, el juego mezcla entre las edades, los sexos, la gente, las culturas - por lo que se convierte en contemporáneo. Por eso, el juego creativo forma parte de los derechos humanos universales." (Ute Cramer, cofundadora de la Escuela Taller-Social Alianza por la Infancia en Brasil, en el libro Territorio del Jugar: Diálogo con las escuelas.




Lo importante es que cualquier juego nazca del propio niño/a, teniendo él o ella la responsabilidad de organizarlo. La actitud positiva por parte de los adultos, según Franzim, sería invitar a los niños a visitar ambientes más amplios y libres, como los parques o espacios que posibiliten un contacto con la naturaleza. La invitación es bienvenida, pero la palabra final debe ser del niño.

"El juego es la expresión de la capacidad de ser por entero de los niños, no sólo de tener uno u otro aspecto desarrollado, sino tener toda la fuerza vital proyectada en gestos, movimientos y narrativas. El juego es estructurante del mundo interior del niño, sin embargo , ese mismo juego también forma, crea, y reinventa la vida ", concluye la asesora pedagógica del área de educación y Cultura de la Infancia del Instituto Alana, Raquel Franzim 


jueves, 22 de febrero de 2018

Carnavaleando


El Carnaval
Anne Soline

Con telas y un antifaz,
me voy a hacer un disfraz,
un gorro y una peluca,
cualquier cosa me valdrá.
No sé de qué me voy a disfrazar,
porque vale todo en carnaval.

De princesa, de pirata,
Campanilla o Peter Pan,
de araña o de mariposa,
con alas para volar.

Colorín de colorines
que se acerca el carnaval;
no seré el niño de siempre,
pues me voy a disfrazar. 



Disfrazarse, no ser el niño o la niña de siempre, ser otra cosa, verse de otra manera. Un juego de siempre, con diferentes matices desde los 2-3 años hasta.....El Carnaval es sólo la excusa para sacar el baúl de los disfraces y empezar a probarse...
En Carnaval todo vale, pero para jugar a disfrazarse tienen que ser ellos los que escojan qué ponerse y como conjuntarlo...por eso este año, las gulubitas más grandes, que ya están cerca de los 3 han disfrutado mucho eligiendo cada día qué ponerse y haciendo las combinaciones más originales y estrambóticas. Nuestro gulubito pequeño también ha probado esconderse tras algunas telas, y cómo se ve a través de gafas oscuras, le han probado unas orejitas con las que parecía sentirse muy cómodo...







Nos pintamos la cara?
 
C. Reydet
Por los días de febrero,
mucha gente se prepara,
maquillándose contentos,
transformándose la cara.

Mariana Baggio



Y otra vez más el juego toma sentido si son ellos quienes deciden como pintarse. Un espejo, unas ceras de maquillaje y ya tenemos el taller de maquillaje montado. Ah y desmaquillarse fue igual de entretenido



La Piscina de confetti en Gulubú o como nace una nueva tradición

 
Costanze von Kitzing

Compraríem sabatetes
a les roses, que ballessin!
I violins als nenúfars
perquè toquessin un vals.
El brollador cantaria,
i un estel blau ruixaria
de llum feta serpentines
el més bell dels carnavals.

Joana Raspall




De aprovechar los materiales que tenemos al alcance y proponer actividades que den mucho de sí, surgió un febrero la piscina de confetti. Hoy ya es una tradición instaurada en Gulubú que no puede faltar cada carnaval. Porque nos gusta zambullirnos en una piscina de sensaciones, manipular un material ligero, de colores, volátil, se puede atrapar, lanzar en forma de lluvia, traspasar de un recipiente a otro, esconderse debajo,...





Bien rebozaditas






El baile
Kathie Olivas

 
"Aquella tarde nadie durmió la siesta,
porque era fiesta."

Concurso de disfraces
Gloria Fuertes 





Este año los gulubitos y familias fuimos al "Ball del moc" disfrazados de Caracoles, como símbolo de nuestro estilo de crianza y de vida "slow". Cada cual a su manera se hizo una casita en espiral, unas antenitas y a bailar...




Y así fue nuestro Carnaval, ahora ya nos espera en casa la "Vella Quaresma", pero seguimos divirtiéndonos, y disfrutando de los días cada vez más soleados y cada uno de nuestros nuevos descubrimientos.