El bosque de Gulubú

El bosque de Gulubú
Sarah Preston

"¿Ustedes vieron esos libros-sorpresa que cuando uno los abre aparecen figuritas de pie?

Bueno, igualito es el bosque de Gulubú. Como las marionetas dormidas. Uno le tira de los hilos y ellas se ponen de pie, bailan y se mueven.

El bosque de Gulubú está planchado en el suelo, y cuando su dueño tira de los alambres, los árboles y los yuyos y las casitas y los bichos aparecen todos como diciendo:

Aquí estamos. Estábamos jugando a la escondida. "(...)


"Por eso, si ustedes alguna vez encuentran detrás de un árbol, o detrás de cualquier cosa, a un inspector enanote y sabihondo que les dice que no es posible que existan un enanito y 7 Blancanieves, o que no es posible que exista cualquier cosa linda, ustedes pueden contestarle:

–Sí señor, existe, en el bosque de Gulubú."


Dailan Kifki

Maria Elena Walsh






miércoles, 13 de marzo de 2019

Casi primavera


 "Cuando estoy con niños no soy nadie, y el mayor privilegio que tengo cuando me acerco a ellos es ser capaz de olvidar que siquiera existo, ya que ésto me ha permitido ver cosas que uno se perdería si uno fuera alguien- cosas pequeñas, simples pero verdades muy preciadas. No es siempre imperativo ver grandes cosas, pero es de la mayor importancia ver el comienzo de las cosas. En sus orígenes hay pequeños brillos que pueden reconocerse en cuanto algo nuevo se esta desarrollando"

María Montessori
discurso publicado en el libro Educación y Paz


Agradezco a mi labor como madre de día todos esos momentos en que puedo ver esas cosas simples, el comienzo de las cosas, que para los niños pasan cada día (cada día hacen y descubren el mundo por primera vez) pero que a los ojos apresurados y distraídos de los adultos pasan desapercibidas. Los pequeños son muy sensibles a las estaciones y cuando los días empiezan a hacerse más largos hay como una explosión de energía en ellos, con más ganas de estar al aire libre y moverse. Como también coincide con que ya llevan medio curso juntos están más en confianza y unidos, con un vínculo más fuerte.



Jimmy Liao
 El cielo es agua de aire
y allí navegan 
aviones sin vela,
aves sin motor,
cosas que no veo,
tal vez jirafas, quizás leones, 
globos enormes,
nubes, limones.
Algunos naranjos
y ningún banco.
Ramas, jazmines, 
chocolate, grisines.
Doctores que preguntan,
hormigas que conversan.
Perros moviendo la cola,
abuelas con más abuelas,
ninguna sola.
                                                                          No miento si un día vi 
que tu sonrisa venía de ahí.

Luís María Pescetti



Son días de alargar la hora del parque y dar rienda suelta a sus juegos. Seguimos apasionados por los vehículos por un lado, especialmente maquinaria de construcción y camiones; y animales, sobre todo dragones y lobos. Así que allá vamos con el camión, la excavadora y gruñendo o aullando.





También celabramos el carnaval, como siempre a nuestra manera, ofreciendo disfraces y dejando que ellos elijan qué, cómo y cuando. Les ayudo a ponerse lo que ellos quieren, bailo con ellos si me lo piden, dejo que me prueben orejas y collares, ...pero me cuido mucho de decir el dragón no lleva falda, o una mariquita no tiene orejas de cebra,  o es una varita mágica no una espada, ...pueden aullar con vestido de hada o bailar delicadamente con el de dragón.




Otra propuesta con éxito asegurado es la piscina de confetti, ¡nos encanta!




Algunos niños disfrutan siendo maquillados, pero pintarse uno mismo y ver la transformación en el espejo es mucho más interesante para todos.




Helen Oxenbury


 "Los niños no se ayudan mutuamente del mismo modo que nosotros. Se respetan recíprocamente y sólo intervienen cuando hace falta ayuda. Esto nos da verdadera luz, porque es evidente que intuyen y respetan la necesidad esencial del niño: la de no ser ayudado inútilmente."

María Montessori






En estos 6 meses nuestros gulubitos han ido construyendo un vínculo cada vez más fuerte, a base de juegos compartidos, pequeños acuerdos, muestras de afecto, ayuda mutua...Aprender a convivir, a relacionarse, a cuidarse, ayudarse, negociar, compartir, respetarse,...



 
Naranjas y Zapatos
"La forma de pensar de los niños es diferente y misteriosa. Diferente porque diferentes son sus intereses, sus opiniones, sus preocupaciones en cuanto al mundo de los adultos. Misteriosa porque es difícil de entender. Los niños a menudo dicen una cosa para comunicar otra, o no dicen exactamente lo que piensan, puesto que podría comportarles problemas con nosotros, los adultos”

Francesco Tonucci 



Y fascinante es escucharlos y observarlos, descubrir sus razonamientos sin imponer los nuestros. Ver qué ideas tienen y cómo las llevan a cabo. Puede parecer que actúan sin pensar, pero no es así, tienen un plan, piensan estrategias y cambian de idea, elaboran planes alternativos...



Y la propuesta artística...
Estrenamos pinturas nacaradas en soporte vertical. Cambiar la forma de pintar la convierte en una experiencia nueva, otros movimientos, otra perspectiva, otra coordinación. Viajar de la mesa de las pinturas a la pared con cuidado de no manchar le añadía emoción y diversión a la actividad



Y eso es todo por ahora, en la próxima les contamos nuevas aventuras, aprendizajes y encuentros. Abran bien los ojos y el corazón, estén atentos a los pájaros, las flores y los bichos, sientan el sol y el viento, bailen mucho, abracen, lean cuentos, sonrían...ya es ...Casi Primavera!!❀



 

viernes, 15 de febrero de 2019

A un lado por un tiempo

Sonja Danowski

"Quédate a un lado por un tiempo y deja espacio para aprender y observar cuidadosamente lo que los niños hacen, y después, si lo has entendido bien, tal vez enseñar sea diferente."

Loris Malaguzzi

Estos días han visitado el bosque de Gulubú algunas familias y siento que a veces no consigo explicar del todo qué hacemos las madres de día, qué distingue mi proyecto de otros servicios a la infancia. Digo que se desarrolla en un ámbito familiar, el entorno casero, la atención individualizada, el juego libre, la libertad de movimiento, el acompañamiento emocional, ¡la ratio! que nos permite todo eso....pero aún así, falta algo, hay un además, más sutil e imperceptible, que está en la forma de estar, es ese quedarse a un lado por un tiempo. Tenemos la idea que las personas que trabajan con niños deben ser una especie de animadores que hablan fuerte y cantando todo el tiempo, que distraen y hacen reír a los niños aprovechando para enseñar los colores y los números a cada paso. Pero para que enseñar sea diferente es necesario observar cuidadosamente lo que los niños hacen. Hacen sin que les digamos qué y cómo y cuando o muy bien o muy mal.
Es difícil transmitirlo, pero cuando pasas horas, días y meses observando a los niños en un ambiente relajado y te das cuenta de todo lo que hacen, prueban, intentan, observan, relacionan, consiguen , piensan, experimentan y sienten....Te das cuenta que cualquier intevención por muy bienintencionada que sea es una interrupción de un proceso muy complejo que se está dando en cada niño que juega libremente. Aclaro, que eso no significa dejarlos solos, necesitan nuestra presencia, nuestra mirada, nuestra escucha, nuestras palabras también claro pero no invadiéndolo todo, respondiendo, confirmando, preguntando a veces pero no esperando la respuesta correcta, sólo preguntando para pensar juntos como sería? Necesitan también nuestros límites, la contención que les da seguridad, tranquilidad. Y también nuestro modelo, como estamos, como hablamos con otras personas, como tratamos a los animales, como comemos, como cuidamos de los demás y de nosotras mismas. En todo momento estamos enseñando y en todo momento estamos aprendiendo

 
"Jugar es la expresión más alta del desarrollo humano; en la niñez, por sí solo, es la libre expresión de los que hay en el alma de un niño" 
Friedrich Froebel

 
Noemí Villamuza















Estamos de acuerdo en que no hay manera de jugar que no sea libremente, y que la manera de conocer mejor a un niño es verlo jugar. Cada uno a su manera, con sus intereses....adivinan qué está interesando mucho, muchísimo en el bosque de Gulubú desde hace un tiempo?




Dicen que estos intereses tan intensos por un tema (coches, dinosaurios, trenes...) en niños muy pequeños son positivos y señal de inteligencia. No sé, está claro que apoyar aquellas actividades que surgen de su interés es acompañar su desarrollo y que ojalá esto fuera posible también en edades más avanzadas ya en la escuela, cuando los intereses propios quedan postergados por los intereses del currículum o de la mayoría del grupo (si tienen la suerte de trabajar por proyectos) y cuando los temas obligatorios les quitan el interés por aprender, ese tan auténtico y genuino que vemos en un niño pequeño por lo que le apasiona.


El movimiento libre es más una actitud que un mueble

De las actividades propuestas este mes tengo unas fotos de los gulubitos pasándoselo en grande con un circuito casero que montamos como alternativa al parque unos días de mucho viento. El circuito consta de una banqueta pequeña, un banco alargado, una mesa, y un colchón...sobra decir que dio para mucho, mucho movimiento, exploración, aventura, emoción. Incluía asumir pequeños riesgos, superar temores, orgullo por sus logros, alegría...si me pedían ayuda me ponía más cerca y ofrecía una mano, no les decía qué o cómo moverse.
Las redes, si siguen como yo proyectos educativos en esta línea, verán  están llenas de fotos de mobiliario Pikler ( que me encanta, me parece que puede ser muy útil) pero no es imprescindible. Sí adecuar el espacio, pero no tener una colección en casa de cubo, rampa, escalera, triángulo...
¿porqué? porque el movimiento libre es más cuestión de actitud que de mobiliario. Una actitud de confianza en las capacidades del niño, de respeto por su ritmo e iniciativa y de conocimiento de que el desarrollo motriz es un proceso madurativo y por lo tanto no necesita ser enseñado (ni puede ser apurado).


Ambiente Pikler



"Ilustración de Virginie Maillard. - bougribouillons.fr "




Experimentamos sin más. No hacen falta álbumes de fichas

Siento que tengo que hacer un llamamiento a todos los profesores de infantil y primaria. No como educadora, hablo como madre. Mi hija, ya en la secundaria, ha traído a casa una media de 6 x 10 álbumes sin contar que a veces son más por lo de plástica, y actividades complementarias. Me llena de ternura ver los dibujos y redacciones de mi hija y quiero conservarlos..... pero he tenido que rescatarlos entre quilos y quilos de fichas fotocopiadas y cartulinas pegoteadas, cortándome los dedos al abrir unas 80 encuadernadoras metálicas oxidadas.
Lo inexplicable es esa necesidad de mostrar un resultado para explicar cuanto han trabajado nuestros hijos (y sus maestras), pero en realidad nos hemos perdido lo importante, el proceso. (el resultado sólo es importante si ha quedado plasmado algo de ese proceso y algo del alma del niño, cosa que pocas veces pasa al rellenar una ficha fotocopiada todos igual)





"Cuando decimos que amar educa, lo que decimos es que el amar es como un espacio donde acogemos al otro, donde lo dejamos aparecer, en el que escuchamos lo que dice sin negarlo desde un prejuicio, supuesto, o teoría.
Amar educa. Si creamos un espacio que acoge, que escucha, en el cual decimos la verdad y contestamos las preguntas y nos damos tiempo para estar allí con el niño o niña, ese niño se transformará en una persona reflexiva, seria, responsable que va a escoger desde sí. El poder escoger lo que se hace, el poder escoger si uno quiere lo que escogió o no, ¿quiero hacer lo que digo que quiero hacer?, ¿me gusta estar donde estoy?”, son algunas de las preguntas que aparecen.
Para que el amar eduque hay que amar y tener ternura. El amar es dejar aparecer. Darle espacio al otro para que tengan presencia nuestros niños, amigos y nuestros mayores."

Humberto Maturana 


Sarah Reilly




Enlaces sobre intereses intensos en niños pequeños:


jueves, 27 de diciembre de 2018

Ese grito de alegría



Este año quiero hacer
un árbol de Navidad especial,  

Noemí Villamuza
pero verdaderamente bello.
No lo voy a hacer en la sala de estar,
lo haré en la mente,
con cien mil brazos
y mil millones de bombillas,
y todos los regalos
que no están en las ventanas.
Un rayo sol
para el gorrión que tiembla,
una mata de violetas
para el helado césped,
un aumento de la pensión
de vejez para los pensionistas.
Además de los juegos y
los juguetes.
De todos los juguetes
cuántos se pueden contar
en los ojos de par en par:
un millón, cien millones
de hermosos regalos
para aquellos niños
que nunca han tenido
un regalo de Navidad,
y para aquellos que todos los días son siempre el mismo,
y nunca es fiesta.
Porque si un niño se queda sin nada,
y ni siquiera una sola, una pequeña vez
se escucha ese grito de alegría,
en la Navidad está todo mal.


"Un árbol especial"
Gianni Rodari



De la Navidad rescatar los gritos de alegría, los abrazos, la calidez del hogar, los juegos....Situarse entre el consumismo desmedido, y el desencanto y odio total a unas fechas y unas tradiciones mentirosas. De las tradiciones si están vivas podemos transformarlas y salvar la ilusión y la alegría, no es mentira si hay juego y jugamos todos, ya se entenderá... Cada familia debería poder siturase dónde se sienta cómoda sin obligaciones y a los más pequeños protejerlos de los excesos y sobreestímulos para que también puedan situarse dónde se sientan cómodos...No es fácil dar con la cantidad justa de familia, comida, regalos, adornos...pero casi siempre menos es suficiente para que sea más agradable, más auténtico.

Diciembre pasó rápido en Gulubú, como siempre con mucho juego libre y mucho parque. Recibimos al Tió que nos acompaña des del principio del proyecto y al que recibimos con cariño cuando baja de la montaña, alimentamos (este año se comía las mandarinas de dos en dos!) y el día de nuestra fiesta de Invierno "caga" regalitos y juguetes para compartir en el bosque de Gulubú.

Lo simbólico importa

Viñeta de El Faro (fragmento).
Des de que llegó un tió a esta casa (hará 12 años ya) sin ninguna discusión pedagógica previa, ni
dudas sociopolíticas tuvimos muy claro que a ese tronco animado y mágico al que le habíamos dado abrigo y alimento no le íbamos a dar golpes con un palo para que nos diera regalos. Para nosotras fue muy natural hacerlo de otra manera, con canciones y caricias (con buenísmos resultados, por cierto).
Cuando nos creció el bosque de Gulubú en casa fue natural también adoptar esta adaptación a la tradición navideña en el proyecto con las familias y los gulubitos. Los más tradicionalistas criticaron esta nueva manera de hacer, pero en general tuvo muy buena acogida, o al menos nuestra costumbre fue siempre respetada en el bosque de Gulubú. Ahora 6 años más tarde sé que hay escuelas y otros hogares que también han dejado de golpear al tió. Es un tronco, sí, siempre se le ha golpeado, es la tradición, pero ya es hora de cambiar algunas cosas que siempre se han hecho así. Las tradiciones si están vivas, cambian. Lo simbólico importa, también transmite valores, formas de comportarse y hacer que se naturalizan a lo real. Tratémonos bien, cuidemos los detalles, cuidemos  lo que ven , leen y escuchan ellos están todo el rato aprendiendo.

Celebrando


El día del solsticio de invierno nos juntamos para celebrar nuestra fiesta de invierno, celebramos también el reencuentro con todos los gulbuitos, celebramos que estamos juntos, que los días se alargan, celebramos todo lo vivido ese año recordando momentos. Compartimos charlas, chocolate y cantamos al Tió.
Es el único encuentro de los cuatro que hacemos al año que seguimos celebrando en casa, aunque se nos esté quedando pequeña. Me gusta que sea en casa, porque es invierno y apetece hogar, es más cálido y personal que sea así y además el tió es de cada hogar como un totem casero protector de la familia.












Recordando

Los gulubitos crecen tan rápido y hemos hecho tantas cosas, jugado y paseado tanto que toca pararse y repasar, recordar y revivir tantos momentos. No es fácil seleccionar unas pocas instantáneas de un año tan lleno, pero aquí está para compartirlo y revivirlo




Des de El bosque de Gulubú les deseamos...





Tiempo de hibernar

Y ahora... a descansar, estar tranquilas y en familia, volvemos en unos días con ganas y energías renovadas <3

Gabrielle Vincent

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Actividades o vivencias?


Fiesta en los charcos







Fiesta en los charcos cuando para la lluvia,
caracoles y ranas y niños, a jugar.
El viento empuja botecitos de astraza,
¡lindo haberlo vivido pa’ poderlo cantar!
José Carbajal
Chiquillada





Qué recordaran nuestras hijas e hijos de su infancia? qué recuerdos tenemos nosotras? Son preguntas que tenemos que hacernos porque nos llevan, nos conducen o nos acercan a lo que de verdad importa.


Recordamos lo que hemos vivido con emoción y con esa sensación de libertad y tiempo infinito de la infancia...No recordamos las lecciones, los vídeos, o los juegos educativos...recordamos el sentir fluido de jugar por jugar sin saber que jugábamos, porque vivíamos. Los rituales en familia son también lo que guardamos como parte de lo que somos, algo a lo que volver para sentirnos en casa, menos perdidas...

Por eso, dejar que jueguen en un charco es diferente de organizar una actividad de experimentación con agua; pelar una mandarina con ganas de comérsela no tiene nada que ver con una actividad pensada por la educadora para trabajar la motricidad fina; saltar con un compañero hasta caerse de culo de la risa no es lo mismo que una clase de educación física; pasear por el bosque con amigos que ver un documental sobre los bosques o pintar una hoja fotocopiada de una ficha,..





Así, aunque muchas veces, por influencias de la profesión, las llamamos actividades de ....o actividades para...., o propuesta pedagógica...en realidad son vivencias, si les dejamos que las vivan claro. Sin dirigirlos, sin imponerles, sin darles la solución, ni leerles la moraleja, pero también sin expectativas, sin juicios, sin valoraciones. Y nos cuesta, porque nos han hecho creer que como educadoras tenemos el deber de enseñarles, aportarles conocimiento, evaluar su aprendizaje,... y se nos olvida que sí que enseñamos,  enseñamos con nuestra actitud, nuestro lenguaje, nuestro ejemplo, nuestra manera de acompañar, las oportunidades que les brindamos con el espacio y los materiales que ofrecemos.


"Cuanto más claramente podamos centrar nuestra atención en las maravillas y realidades del universo que nos rodea, menos gusto tendremos para la destrucción.

Si un niño quiere mantener vivo su innato sentido de la maravilla, necesita la compañía de al menos un adulto que pueda compartirlo, redescubriendo con él la alegría, la emoción y el misterio del mundo en que vivimos."

Rachel Carson

Me gusta observarlos a lo largo del día y ver cuando , en qué momento o durante qué actividad son más ellos mismos, se sienten más relajados pero activos, menos pendiente del entorno y más conectados consigo mismos...y casi siempre es durante los paseos por el parque o durante alguna actividad de juego con la que han conectado especialmente, o con algún tema que les apasiona (animales, coches, elementos del seguici festiu, funciones biológicas del cuerpo humano,...). Entonces cada vez más absurdas me parecen las actividades que se plantean todavía en muchas escuelas, los álbums de fichas que se entregan al final de cada trimestre, y el informe de evaluación.
Y más importante me parece velar para que en medio de toda esta vorágine de vida que llevamos no desaparezca y no entorpezcamos el juego real y auténtico de los niños.
Y que lo que sí vale la pena que valoremos y evaluemos son nuestras actitudes, repensemos y reflexionemos sobre nosotras mismas, nuestras reacciones, como manejamos nuestras emociones (antes de decir que hay que dar educación emocional!), las frases que sentenciamos a veces sin darnos cuenta de lo limitantes que son: te vas a caer, así no se hace, tú no puedes...Pero también la calidad de nuestra presencia, estar atentas a compartir las maravillas del mundo, porque así las redescubrimos y porque ellos necesitan alguien con quien compartirlas, que mire lo que señala su mirada, y lo nombre, lo valide.

Encuentro de otoño, un paseo por el bosque 

 
http://naranjasyzapatos.blogspot.com/
Pasear es un arte pobre, un no hacer nada lleno de cosas, el placer de escribir una página en blanco, un dulce eco de nuestra vida privada. Pasear quiere decir partir para llegar, pero sin obligaciones, porque nos podemos detener antes, cambiar el recorrido, proseguir con otra idea, tomar un camino secundario, hacer una digresión. Pasear significa abandonar la línea recta, improvisar el recorrido, decidir la ruta a cada paso, transitar ligeros de equipaje por la penumbra, no tener miedo de escucharnos.
 Pasear no sirve para mantenerse en forma sino para dar forma a la vida, para entender las proporciones ... 

Gianfranco Zavalloni

Nuestro encuentro de otoño de este año fue un paseo por el bosque de Poblet, con un cambio de ruta inesperado que nos condujo a otro recorrido diferente al que teníamos planeado. Y en vez de visitar el bosque pintat hicimos una ruta des del área de lleure Font de la teula hasta la casa forestal del Titllar*1.

Tantas cosas que observar...




Tantas cosas que compartir...




Tantos paisajes bellos...



Gracias familias por tan lindo paseo!


La hojita seca


Una hojita seca cayó de una rama
un colchón de hojitas le sirvió de cama

se quedó dormida un sólo momento

y mientras dormía se la llevó el viento

recorrió ciudades y muchos países

volvió junto al árbol...durmió en sus raíces.



“ La hojita seca” de Berta Finkel*2







La red que nos sostiene

 
"Los maestros necesitan a otros maestros, éste no es un trabajo que se pueda hacer sólo.

La colaboración y la amistad son vitales para mantener a los maestros sanos y felices"


Teresa Kwant


Aparentemente las madres de día trabajamos solas, pero las de LLars de Criança*3 tenemos una red de compañeras y amigas con las que podemos contar siempre. Nos reunimos periódicamente y compartimos dudas y experiencias. Siempre es muy enriquecedor, más ahora que nuestra red está creciendo. Gràcies companyes! 

Xarxa Llars de Criança de Tarragona

Buen rollo

Aprovechando una cuerda que habíamos colocado en nuestro espacio para colgar telas, un día colgamos rollos de papel higiénico...qué pasaría?



Como ven dió para mucho y tuvo dos fases, la desenrollar y hacer caer todo el papel y después jugar con la montaña de papel, pasar corriendo, enterrarse, esconder cosas o al compañero, lanzarlo, romperlo....(después lo juntamos para darle otros usos, tal vez una pasta de papel ...que en el bosque de Gulubú nos preocupa la ecología)

Pan, pan, pan

Soy panadero, soy panadero
Con agua y pegote en los dedos amaso bollitos y pizzas
Soplando que vuele la harina y a todos nos da mucha risa! 

Los panaderos
Magdalena Fleitas*4

Hacer pan sí que es mucho más que una actividad, es una vivencia de todo un proceso, con sus tiempos de espera, sus ingredientes, y técnica...Los preparativos ya son emocionantes, oyen "pan" y piensan en comer pan. Claro no han hecho nunca el pan, ya lo ven siempre hecho. Formamos la masa, intentan amasarla como la plastilina y se encuentran con una masa difícil que se pegotea, ponemos harina, y todo es más fácil y la harina es suave y vuela cuando la soplamos y ayuda a que la masa sea menos pegajosa y se desenganche de los dedos. Dejamos la masa creciendo y se olvidan de ella mientras pasean por el parque. Después la volvemos a  amasar y formamos bollitos, los volvemos a dejar reposar mientras comen. Y les muestro com se van al horno. Cuando se levantan de la siesta la masa blanca y pegajosa se transformó en ...Pan! llegó la hora de degustar...mmm pan! 

 

Naranjas y mandarinas



Mandarina Print
La llaminadura més dolça de tot l'hivern:

­ Sóc jo, sóc jo!

Les mans et perfumo quan em treus tota la pell.

Vaig venir de la Xina ja fa més de dos-cents anys.

- De la Xina mandarina.

Menja'm a tothora, per esmorzar, dinar, berenar i sopar.

És tan dolça i és tan fina, mandarina clementina,

petitona i rodona, porta molta vitamina. 


Ferran Andechaga i Sergi Esparza 


Con naranjas y mandarinas hicimos zumo de naranja. El exprimidor hace cosquillas en la mano. Servir el zumo con cuidado, de la jarra a los vasos... y beberlo!





*1Itinerari L'Alzinar de la pena
 *2Berta Finkel
*3Xarxa Llars de Criança
 *4Magdalena Fleitas

martes, 16 de octubre de 2018

Un nuevo comienzo, sin dejar de asombrarnos



Anne Herbauts
" Para que un niño se pueda asombrar,
hace falta dejarle margen de libertad,
de autonomía, que estén cubiertas
sus necesidades básicas, fomentar el silencio,
 la sensibilidad, darle tiempo, respetar sus ritmos,
fomentar un ambiente de confianza y proteger su inocencia."

Catherine L'Ecuyer







El Un proceso de familiarización

Cuando llega un nuevo gulubito, hay cierta incertidumbre. Cada nueva llegada, cada nuevo comienzo me recuerda también a mi porqué estoy haciendo lo que hago, porqué elegí este trabajo, me ayuda a repensar maneras de recibir mejor, actitudes de bienvenida que me alejen de prejuicios de como debe ser el niño que llega, de como va a comportarse, desetiquetarlo para escucharlo a él, abrir mi cabeza y mi corazón para vincularme con él. También un nuevo comienzo me recuerda mis miedos, y si no encajamos, y si no entramos en una buena dinámica, y si no nos entendemos con la familia, y si el espacio no es adecuado para él, ...Ahora no me escondo tanto de mis miedos, intento convertirlos en mis aliados, y esa cierta inquietud e incertidumbre me aporta un estado de alerta, atención y asombro que es útil. Impide que me relaje, que me lo tome como una rutina, o que deje de estar atenta y observadora.
Cada proceso es único porque cada niño, cada familia y cada circunstancia lo son. Por ejemplo este año es el primer periodo de familiarización que hago en el que el nuevo integrante viene con sus hermanos. Y ahí estaba mi preocupación...y cuando se vea sin ellos se sentirá solo, se pondrá triste,.... No, no fue así entró tranquilo y decidido, él ya lo había entendido, tomo mi mano y se despidió de su mamá.
Sí me parece importante lo que le transmite la madre, si está tranquila y segura, la confianza en el proyecto y en la persona.

También me parece importante entender que es un proceso que no tiene como objetivo que el niño se quede sin llorar por las mañanas o que se adapte a las rutinas, sino que el objetivo de este proceso largo y continuo es que llegue a sentir la seguridad emocional que le permita ser él mismo , mostrándose tal cual es y eligiendo libremente actividades, sintiéndose parte del grupo y el espacio, recurriendo a la madre de día como referente afectivo.
Este proceso se reajusta constantemente después de cualquier cambio, una temporada enfermo, vacaciones, cambios en casa o cambios en la Casa de crianza, nuevos compañeros,...



Sostener el llanto


SOOSH
El bebé necesita proximidad y atención cuando está llorando, y nunca deberíamos dejarle

solo. Aunque nos sintamos impotentes e inútiles sosteniéndole mientras llora, estamos, en realidad, proveiéndole del apoyo emocional que necesita mientras expulsa hacia fuera la tensión acumulada. El bebé no nos está rechazando cuando llora. Más bien se siente lo suficientemente seguro como para mostrarnos sus sentimientos.

Aletha Solter 

Y durante este periodo, pero también en otras ocasiones nos tocará vivir el llanto de nuestras criaturas. Aquí entrará en juego muchos aspectos de nosotras mismas, de nuestras vivencias en la infancia y de nuestras creencias como adultas. Hay un equívoco muy común entre las que nos interesamos por una crianza respetuosa y es que tenemos como muy interiorizado el no dejarlos llorar. Pero hay una confusión aquí entre dejar llorar solo un bebé que está reclamando una necesidad y el permitir a un bebé estresado, frustrado  utilizar el llanto para descargar esa tensión, siempre acompañándolo con respeto y afecto. No es fácil, porque el llanto  puede ser muy irritante, porque nos remueve sentimientos y emociones, porque nos incomoda, incluso puede que nos lo tomemos como un fracaso nuestro que llore, como que somos incapaces de procurar bienestar a ese bebé. Sin embargo si somos capaces de acompañar ese llanto con calma, con aceptación, escuchando y acogiéndolo nos daremos cuenta que poco a poco el bebé se relaja y después se encuentra mucho más tranquilo, puede dormirse o ponerse a jugar "como si nada".
Algunos bebés necesitan el llanto como forma de descargar tensiones antes de dormir, pero hay otras situaciones como cuando se han hecho daño, se han asustado o se han frustrado que también pueden necesitar llorar sin que los distraigamos, juzguemos, intentemos callarlos. Si nos cuesta mucho es momento de revisar qué nos pasa a nosotras.



Paseando de su mano


Freya Blackwood
Las vivencias y experiencias en el medio natural con ritmos lentos,afecto y pertenencia, juego y placer, misterio, exploración, riesgo y aventura...son una fuente inagotable de salud, bienestar, desarrollo integral, aprendizaje y creatividad que no tiene sustituto.
Heike Freire 



Pasear por la naturaleza (idealmente) o por el parque o por la calle
 (nuestro medio ambiente cotidiano, qué remedio) puede ser una fuente inagotable de asombro y experiencias. Sólo es necesario que nos dejemos llevar un poco por ellos, a su ritmo, volver a mirarlo todo des de su altura. Una mirada también llena de piel, de sensaciones, y texturas, si hay humedad, tierra o piedras.. Si hay charcos es una fiesta! Insectos, pájaros, gatos,... o los de las brigadas que siempre hacen algo interesante*: abrir una tapa del estanque, activar los aspersores, replantar ,...
(*Excepto cuando fumigan: atención familias deberíamos preocuparnos qué productos riegan sobre la hierba en la que juegan nuestros hijos )          








" En cada niño, todas las cosas del mundo
son hechas de nuevo
y el Universo se pone de nuevo a prueba."


G.K. Chesterton